gnasociados

Abogados - Economistas

García-Nieto & asociados

91 101 58 58

 

Mon23102017

Actualizado08:27:24 PM GMT

Back A C Nosotros como AC Gracias por confiar

Gracias por confiar

Queremos agradecer a todos nuestros clientes y amigos su colaboración para dar a la luz estas páginas que nos permitirán salvar varios proyectos empresariales.

Hace años que venimos trabajando en la consultoría de reestructuración empresarial, fijando los caminos al éxito empresarial.

Todos nuestros clientes conocen que cualquier proyecto empresarial ético, supone asumir riesgos y que siempre atravesaremos crisis de las que saldremos reforzados o dejaremos paso a los mejores que en lícita concurrencia (y no competencia) habrán gestionado mejor y previsto como algo consustancial a la actividad empresarial el riesgo y las situaciones de crisis.

Nuestra cultura empresarial, no siempre ha considerado la asunción de riesgos empresariales como lo consustancial al emprendedor, incluso ha penalizado socialmente al emprendedor que asume los mismos. Nuestros dirigentes clásicamente los han considerado como seres imprudentes y codiciosos. Todo ello ha hecho que se generará una ética empresarial falaz basada en el negocio seguro que en su vertiente más oliente ha trasladado el negocio de la excelencia con el Cliente, Trabajo y Producto, a la Relación (por no decir recalificación).

Ya hace años que nuestro spain is diferent quedo en el baúl de los recuerdos aunque esta crisis tiene coletazos de aquello, y en su base como no, creer que la actividad empresarial esta en el negocio seguro y no haber articulado socialmente el valor de la continuidad de empresa del negocio no tan seguro (con riesgo) como algo necesario para el progreso.


Al emprendedor ético, que asume riesgos, que cree en un proyecto ID+i, que afrontará el reto de emprenderlo, de inovar, que involucra a socios,  financiadores, trabajadores, que crea tejido empresarial,  debemos dotarle de un marco social que permita emprender con la misma probabilidad de éxito que en los países de nuestro entorno y eso está en ser realista en nuestras preferencias y tomarnos en serio el principio de continuidad de las empresas en crisis como sucede en el resto de los países de la UE y nuestro entorno.

Nuestro objetivo es dejar a las siguientes generaciones un entorno de resolución de crisis empresariales que valore el valor continuidad de la empresa como elemento generador de bienestar, no podemos permitirnos el lujo de que las crisis en España destruyan el tejido empresarial de manera salvaje y debemos remover los obstáculos que provocan esa diferencia, esa nefasta diferencia...


Aun así, las cosas han cambiado sustancialmente y a mejor, desde la Ley Concursal, debemos todos trabajar dando "preferencia a las soluciones que garanticen la continuidad de la empresa", os compelo a todos a ponernos manos a la obra.