gnasociados

Abogados - Economistas

García-Nieto & asociados

91 101 58 58

 

Mon23102017

Actualizado08:27:24 PM GMT

Back Responsabilidad Adm Individual Disolución debe iniciarse en cuanto se advierte desequilibrio

Disolución debe iniciarse en cuanto se advierte desequilibrio

Plazo disolucion

Condena a la responsabilidad por pasividad sin necesidad de esperar al final del ejercicio Plazo para promover la disolución, cómputo inicial: en cuanto se advierte el desequilibrio patrimonial, sin necesidad de esperar al final del ejercicio.

STS 18 Julio 2002, rec. 328/1997

<<... SEGUNDO.-  El motivo tercero alega infracción del art. 262.5 de la Ley de Sociedades Anónimas,  en relación con los números 1.2 y 4 del mismo artículo y con el art. 260 de la misma Ley.
Una de las cuestiones que se plantean en el motivo es la de que D.J., D. R. y D.J. M. N.A. no eran administradores sociales en las fechas en que acontecieron los hechos de la demanda. Tal cuestión no fue planteada por los demandados en su escrito de contestación a la demanda, sino introducida en el recurso de apelación, se trata, Por tanto, de una cuestión nueva, no planteada en los escritos rectores del proceso que no debió de ser examinada por el Tribunal de segunda instancia ni puede serlo en este recurso de casación.
Habida cuenta de la doctrina jurisprudencial recogida en el anterior fundamento de esta resolución sobre los requisitos de la acción regulada en el art. 262.5 de la Ley de Sociedades Anónimas y el resultado probatorio alcanzada en la instancia, no resulta infringido, sino correctamente aplicado el citado precepto legal. Es claro que ya en el año 1991 los administradores sociales no podían ignorar la grave situación de descapitalización que sufría DITECU, S.A., sin necesidad de esperar al final del ejercicio económico, sin que hubiesen adoptado las medidas que establece para tales casos la Ley de Sociedades Anónimas en su art. 262.5, pasividad de los codemandados que hace nacer la responsabilidad que sanciona el citado precepto legal. En consecuencia procede desestimar el motivo.»